John McWhirter, creador del DBM ®, sobre otra de las múltiples aplicaciones de esta metodología

Creatividad

La creatividad es el elemento clave que permite que los seres humanos tengamos una posición dominante en el planeta. La creatividad es la base de todo nuestro arte, ciencia, cultura, tecnología y progreso médico. La creatividad es el proceso mediante el que se produce algo nuevo y útil. La creatividad es también la razón por la que tenemos una situación de tanto riesgo del calentamiento global, la contaminación y de las armas nucleares. Si hemos de sobrevivir en el futuro será necesaria una mejor gestión de nuestra creatividad.

A menudo se considera que la creatividad es un atributo escaso de unas pocas y muy selectas “personas creativas”. Pero esta conclusión – aunque es evidente que algunas personas son especialmente creativas – pierde de vista el hecho de que cada ser humano es creativo de una manera natural: todos creamos nuestra comprensión del mundo y co-creamos nuestro idioma nativo. Cuando imaginamos, cuando planificamos, de hecho cada vez que inventamos un frase nueva estamos siendo creativos. Esto puede ser un tipo de creatividad del que usan las “personas creativas”. Merece la pena desarrollar los dos y hay más maneras.

La formación tradicional en la creatividad a menudo ofrece un procedimiento o técnica que si lo seguimos produciría un producto determinado. Aunque esto puede ser útil, es na forma muy básica de crear, similar a aprender una receta en la cocina, como tocar una canción en la guitarra o copiar un cuadro. John McWhirter ha identificado, con la DBM®, dos más niveles de creatividad más allá de esto; por una parte, procesos creativos que crean nuevos procedimientos y variación en la actuación y, por otras, la creatividad creativa que produce nuevos patrones de creatividad. Estos son componentes principales en las habilidades de las “personas creativas” y que difieren de la creatividad cotidiana.

Nuestra creatividad natural y la “creatividad especial” no son las únicas maneras de ser creativos. Además no siempre se desarrollan tan plenamente como sería posible. Podemos aplicar DBM® para desarrollar nuestra creatividad además de añadir nuevas maneras de llevar el propio desarrollo más allá.

Crear la creatividad comienza estableciendo modelos y habilidades de creatividad, identificando tu creatividad natural y explorando nuevas maneras de ser creativos. Podemos ser mucho más eficaces gestionando y creando la creatividad si comprendemos cómo funcionan las diferentes formas de crear y disponemos de las habilidades para hacer el trabajo de crear. A tal efecto, una fuente principal de conocimiento, procesos y habilidades para crear la creatividad en Developmental Behavioural Modelling DBM®.

Beneficios

Los beneficios principales de participar de crear la creatividad incluyen:

  • Aumentar tus opciones a la hora de responder a los desafíos de la vida.

  • Experimentar la alegría inherente en el proceso de creatividad.

  • Lo práctico que resulta aplicar la creatividad a las ideas, comportamientos, procesos y productos nuevos.

  • Mejorar tu sentido de ti mismo/a como “persona creativa”

  • Mejorar la calidad de tu vida.

Aplicaciones

Las aplicaciones de la creatividad en el desarrollo personal incluyen nuevas ideas, experiencia y habilidades para gestionar la vida de forma más efectiva. La aplicaciones en el desarrollo profesional incluyen:

  • Arte: Expresión, producción, y productividad.

  • Ciencia: Crear ideas, teorías, modelos, experimentos.

  • Empresa: Gestión, Ventas, Publicidad, Desarrollo de Productos, productividad.

  • Terapia, Counselling, Trabajo Social, y Coaching: Soluciones e intervenciones creativas

  • Salud: Variación, nuevas soluciones, experimentación.

  • Educación,Formación y Consultoría: Variación, nuevas aproximaciones, experimentación producción.

© copyright John McWhirter 2016