Hay muchos, cientos o incluso miles, de cursos de PNL – aparentemente los hay para todos los gustos y preferencias. Asi que, ¿qué tiene de tan diferente la formación en PNL Remodelada con DBM que hace SCT Systemic? Primero, no es un curso de PNL. Va mucho más allá. Es una aproximación al cambio radicalmente diferente. Es, también, muy efectivo. Se basa en los principios de modelar con DBM ® y utiliza la PNL como ejemplo de una “tecnología de cambio” para entender el cambio y cómo producir y facilitarlo de forma sistemática.

Esta mañana he hablado con una persona interesada en formarse en PNL Remodelada. Es una cuestión bastante frecuente. Se ha formado en coaching y quiere extender y profundizar sus habilidades ha oído hablar de PNL y ha empezado a buscar en Internet. Ha encontrado muchos sitios que ofrecen “PNL” y ha encontrado el nuestro. Y, como ocurre con muchas personas, ha notado que aquello es muy diferente de lo que nosotros hablamos y ofrecemos. Y le ha intrigado.

  • ¿Qué es esto de “Remodelada”?
  • ¿Qué es la PNL Remodelada?
  • ¿Es otra versión (¡todavía!) de la PNL con alguna añadidura?
  • Es evidente que es diferente, pero ¿en qué exactamente, es diferente?
  • ¿Por qué me puede interesar más que otra formación?

El producto es diferente pero es el proceso lo que es radicalmente diferente.

Es importante clarificar de entrada que, definitivamente, no se trata de otra versión de la PNL.

Si lo que se está buscando es el “producto” PNL, aquello que se puede leer en los miles de libros, originales o refritos, desde “La Estructura de la Magia” en adelante, hay muchos lugares donde hacen algunas variaciones sobre lo que figura en los libros.

Si tienes tiempo, puede ser divertido e interesante aprender versiones más o menos tradicionales o más o menos rebuscadas y recónditas de los procedimientos que aparecen en los libros y en múltiples sitios de Internet.

También puede ser interesante disponer de una persona experimentada en las técnicas para demostrarlas y corregir a los alumnos cuando intentan copiarlas. Nada que objetar. Es lo que hacen muchos institutos (por no decir todos) de PNL a lo largo y ancho del país (y otros païses también) y es, por supuesto, legítimo y útil.

Pero no es, para nosotros, el mejor uso del tiempo en la formación y no es, por tanto, lo que hacemos. Sencillamente no enseñamos técnicas – o enseñamos pocas y no es el énfasis principal de lo que hacemos. Lo que enseñamos es la habilidad necesaria para poder crear las técnica adecuadas en cada caso. Y eso es muy diferente.

Esto ocasiona alguna perplejidad inicialmente entre las personas que se forman con nosotros acostumbradas a la clásica formación con demostración y práctica de técnicas.

Y es que saber crear la respuesta apropiada para una persona (un “cliente” por darle una etiqueta)  y situación determinada es muy diferente que repetir lo que otra persona (un creador de técnicas o métodos por dar otra etiqueta) ha creado para otra situación y luego ha intentado generalizar con más o menos autoridad.

Hay todo un mundo mareante por ahí, un mercadillo donde todos ofrecen “técnicas sencillas pero profundas” para, (por ejemplo) “romper hábitos”, “superar miedos”, “curar heridas emocionales” “eliminar comporatmientos no deseados” o (con otro énfasis) para “dominar la situación”, tener “poder sin límites” sobre los demás y “cumplir tus objetivos” o “alcanzar la felicidad” un “derecho de todo ser humano”. Y en este mundo ¿qué hacemos nosotros si no es enseñar técnicas del mismo estilo?

La contestación es sencilla pero no es tan fácil de entender: Enseñamos a modelar y a remodelar como base para el cambio. La formación que hacemos es una introducción a un campo – DBM ® – que es de enorme envergadura y profundidad, y desde luego mucho más amplio que la PNL. Es en si una aproximación a la intervención, al cambio asistido real y efectivo en tu vida y en la vida de las personas a las que ayudas. Además proporciona una metodología completa (no un mero método) muy efectiva para el desarrollo propio y calidad de vida..

Remodelar no es una técnica, ni siquiera es un conjunto de técnicas. Es un proceso de cambio y es, principalmente, a lo que aspiramos a enseñar. Es radicalmente diferente a la aproximación de técnicas. Remodelar comienza a partir de la particularidad de la persona con quien estás trabajando (tanto si esta eres tu mismo/a como si es otra persona). Esto ya es diferente y mucho más respetuoso que otras aproximaciones que simplifican o encasillan. Se trata de construir una comprensión (no es lo mismo que un diagnóstico) detallado de qué hace una persona, cómo lo hace y por qué, para poder ayudar a que esto se pueda organizar de forma más efectiva (en caso de no funcionar óptimamente). En un mundo que está cambiando constantemente, es la aproximación más realista en el sentido que parte de la realidad – no de una interpretación o imposición.

Evidentemente, esto no es fácil ni simple. Se puede hacer que sea lo más fácil y sencillo posible. De eso trata la metodología DBM pero no se puede quitar el necesario trabajo y práctica. Ni falta que hace. Las cosas que merecen la pena no suelen ser fáciles. Apasionantes, interesantes, emocionantes si. Pero no fáciles. Se trata de la efectividad. Si aprendes a hacer las cosas de forma efectiva, la facilidad viene con la práctica, con tomar el tiempo para identificar lo que funciona, cómo y por qué – y hacerlo. Viene junto con el placer de hacer bien algo que merece la pena. No es cuestión de que sea fácil sino de que sea lo más fácil posible y sobre todo lo más efectivo posible: tratar a las personas con respeto por su complejidad y creatividad sin reducirlas a caricaturas.

Entendemos que es de mayor utilidad poder identificar con precisión lo que es realmente significativo y útil para las personas especificas que aprender trucos que generalmente pueden ser interesantes y pueden proporcionar la ilusión de saber algo pero no que acaban de encajar en detalle con nadie.

Dicho de otra manera, intervenir sin investigar apropiadamente es hacer como el protagonista del famoso cuento de Nasrudin que buscaba sus llaves debajo de la farola, no porque las hubiera perdido allí, sino porque era donde más luz había. Persiguiendo lo más fácil, es fácil que se acabe en ritual irrelevante o directamente absurdo.

Remodelar como proceso tiene todo que ver con la curiosidad e investigar, entendiendo la curiosidad no como una idea bonita sino como una habilidad compleja que es posible aprender y desarrollar en detalle y en profundidad con la metodología DBM ®.

Cuestión, quizás, de tomar en serio el valor único de las personas y el desarrollo.

Ver Canal SCT Systemic en Vimeo

“..es importante clarificar de entrada que, definitivamente, no se trata de otra versión de la PNL.”

“Lo que enseñamos es la habilidad necesaria para poder crear las repuestas y técnicas  adecuadas en cada caso. Y eso es muy diferente.”

“…es radicalmente diferente a la aproximación de técnicas. Remodelar comienza a partir de la particularidad de la persona con quien estás trabajando (tanto si esta eres tu mismo/a como si es otra persona). Esto ya es diferente y mucho más respetuoso que otras aproximaciones que simplifican o encasillan.”.

” ….esto no es fácil ni simple. Se puede hacer que sea lo más fácil y sencillo posible. De eso trata la metodología DBM pero no se puede quitar el necesario trabajo y práctica. Ni falta que hace. Las cosas que merecen la pena no suelen ser fáciles. Apasionantes, interesantes, emocionantes sí. Pero no fáciles. Se trata de la eficacia.”

“tomar el tiempo para identificar lo que funciona, cómo y por qué – y hacerlo…con…el placer de hacer bien algo que merece la pena…que lo que funciona y es útil sea lo más fácil posible y, sobre todo, lo más efectivo posible: tratar a las personas con respeto por su complejidad y creatividad sin reducirlas a caricaturas.”

“es de mayor utilidad poder identificar con precisión lo que es realmente significativo y útil para las personas reales que aprender trucos que generalmente pueden ser interesantes y pueden proporcionar la ilusión de saber algo pero no que acaban de encajar en detalle con nadie”.