El logotipo de DBMEn esta página recogemos algunos de los testimonios que han escrito diferentes personas sobre sus experiencias con la metodología DBM.

Hay escritos de personas en una muy amplia variedad de situaciones – consultores, profesores, psicólogos, ingenieros, sacerdotes, funcionarios y con intereses muy diferentes. Cada uno tenía y tiene sus aspiraciones, ilusiones y trayectoria personales.

«Hace cerca de 3 años tuve la suerte de conocer a Tim Ingarfield en un curso de coaching. A partir de ahí comienza mi acercamiento a DBM y, actualmente, estoy realizando el Master de Terapia y Consultoría Sistémicas. Me siento muy afortunada de conocer a John McWhirter, padre del modelo.

Desde el primer momento quedé impactada por el tipo de formación que imparten. Se centran fundamentalmente en la práctica; no llenan los cursos de definiciones de conceptos sino que te dan pautas para que llegues a descubrir las diferencias por tus medios y adquirir habilidades útiles para tu trabajo con personas. Ha sido todo un descubrimiento, que me ha generado muchas más ganas de explorar y de buscar áreas donde seguir desarrollándome.

Lejos de la estandarización de otras formas de aprendizaje, aquí he ido ampliando mis habilidades al ritmo de mis exigencias. John es capaz de enlazar la respuesta a una persona en particular cubriendo a la vez áreas de interés de otros participantes y necesidades del grupo de manera espectacular. Va moldeando las prácticas para que saquemos el mayor provecho posible siempre con la consigna de la exploración, lo que requiere un esfuerzo y trabajo individual.

En mi trabajo como Consultora de transición de carreras profesionales he incorporado, gracias a este modelo, mayor flexibilidad y adaptación. Así los candidatos pueden beneficiarse de este tipo de intervenciones. Tengo la sensación de que mis sentidos son más finos y puedo dar respuesta a ellos sin abrumarme por notar tanta información. Disfruto más, si cabe, adentrándome en el viaje de las conversaciones. El camino a seguir no está predeterminado; tengo más posibilidades y formas de comprobar cual es la solución más adecuada para el candidato.

Este modelo me resulta muy útil para indagar en formas de proceder diferentes a las ya establecidas. Me da la oportunidad de ser o sentirme más creativa y cada vez veo más áreas donde aplicarlo.»

Eva Verde – Coach y consultora, experta en outplacement y transiciones profesionales.

 

«Cómo profesional de la enseñanza me he acercado a múltiples fuentes tratando de encontrar las herramientas
necesarias para un mejor desempeño de mi actividad profesional. Por eso decidí completar mis estudios con la Licenciatura de Psicopedagogía que me ha permitido tener una base, combinando teoría y práctica, sobre como funcionan los procesos de enseñanza- aprendizaje, cómo pueden construirse y los elementos a tener en cuenta entre muchas cosas más.

En este acercamiento formal al mundo académico que me permitiera encontrar nuevas soluciones para nuevos problemas topé con un tipo de puesta en práctica diferente a las que conocía hasta el momento llevado a cabo por el profesor de la UAH, D. Alejandro Iborra, cuyo modo de entender la enseñanza, supuso un acicate para mi curiosidad y sobre el cual quise profundizar guiada por el impacto de la experiencia.

Después de consultar con dicho profesor, tras realizar un curso de verano en el que aplicaba esta metodología, decidí formarme en Programación Neurolingüistica Remodelada con DBM desarrollada por D. John McWhirter, a quien pude conocer en una sesión durante ese curso de verano, cambiando mi manera de concebir los modelos que rigen la comprensión del mundo y ampliando esa comprensión a medida que iba adentrándome, cada vez más intensamente y con mayor convencimiento en la metodología que é había desarrollado.

Me puse en contacto con Systemic Consultancy and Training y comencé un primer curso de iniciación, el “Practitioner”, siendo responsable de la formación D. Tim Ingarfield con quien posteriormente realicé otros cursos que mencionaré más tarde.
En el transcurso de este periodo cambie mi forma de entender el proceso educativo implicándome en una formación que va desde las experiencias de cualquier índole a la reflexión en dosificados ejercicios que aumentan la complejidad y la forma de entender.

Al aplicarlo en el aula, como docente que soy, comprobé que esta forma de aprender estaba más relacionada con la psicología de mis alumnos adolescentes que las clásicas formas de “memoriza y repite” que poco tiene que ver con otros procesos cognitivos implicados en el aprendizaje como la atención, la percepción, la organización del conocimiento, el aprendizaje asociativo o la emoción, sin ir más lejos, reducción la inteligencia a un mero repetir.

Comprobé que acercando la experiencia y volviendo sobre ella con el razonamiento los alumnos eran capaces de organizar la información. Dicho de otro modo,tenían más claro qué y cómo aprenden desarrollando así una competencia tan necesaria en nuestro tiempo como es “Aprender a aprender” o saber cual es su manera de acercarse a los aprendizajes para que sean relevantes. Mientras, yo realizaba a través de la observación y contando con algunas distinciones, un proceso de investigación-acción dentro del contexto de aula, apreciando si se realizaban los aprendizajes o no llegaban a producirse, que estaba afectando, como podría mejorarlo, etc.

Al finalizar el curso escolar, mis alumnos, a través de una evaluación cualitativa manifestaron haber aprendido más de la materia y comprender mejor los conceptos que habían experienciado con relación a los de trimestres anteriores mostrados con una metodología de corte más teórico y explicaban como tenían un mayor deseo de aprender. Según mi punto de vista, este deseo de aprender estaba basado en un sentido de posibilidad comprobada que generaba una mayor motivación intrínseca.

Ante los buenos resultados ha sido creciente mi curiosidad. He seguido mi formación complementando y aumentando las perspectivas que me guiaban en un principio y sintiendo, paulatinamente, una mayor comprensión en lo referente a la metodología, sus usos y niveles de aplicación y los contextos en los que puede aplicarse. Sobre esto quiero aclarar que si mi acercamiento en un principio se produjo desde la mejora de mi quehacer profesional, he descubierto cuanto puede favorecerme en el terreno personal. Las mismas distinciones que me sirven para investigar en mi trabajo me sirven para cuestionarme el progreso en mi vida familiar o en los planteamientos sobre mi desarrollo personal..

Por eso, continué con mi formación a través de cursos como “Habilidades de Gestión del Aprendizaje Experiencial” o “El Arte y la Ciencia de la Enseñanza y el Aprendizaje Efectivos”, el”Master Practitioner” y el más extenso “Terapia y Consultoria Sistémicas”
dentro del cual me encuentro inmersa en estos momentos. Sobre este último, creo que me aporta una visión más amplia e integrada acerca de lo trabajado, mostrándome nuevas posibilidades de acción, otros contextos de actuación y distinciones. Más precisas sobre las que seguir trabajando. Me pregunto, en relación con John McWinter ¿Cómo puede ser capaz de profundizar en lo sencillo alcanzando ese nivel de detalle que permite recolocar de manera coherente todos los elementos detectando los huecos para volver a construir y reconstruir? En el ultimo periodo del “Terapia y Consultoria Sistémica” sentí lo preparado que John estaba ante cualquier duda o dificultad que le planteábamos. Comprendí que sólo una percepción muy desarrollada y una multiatención es capaz de apreciar y dar sentido a las situaciones que se sucediendo en la práctica de nuestros ejercicios. Por eso, sentí que captaba cada vez mejor cómo estamos trabajando y los beneficios que en cualquier aspecto de nuestra vida nos puede aportar.

Lo que me gusta de este tipo de formación, con esta metodología es que siempre siento que me estoy acercando, lo compruebo y tengo evidencias pero eso hace que se abran nuevas puertas o nuevos campos donde seguir explorando e investigando. Esto lejos de hacer que abandone me conecta de nuevo con la vida misma, con esas situaciones que a diario nos descolocan y que tratamos de solucionar de cualquier manera, con recomendaciones de otros o esperamos que se solucionen solas. Siento que he progresado para mantener la calma en ese tipo de situaciones, dándome tiempo para encontrar mi propia solución, la que a mi me convence y ya no una sola sino varias posibles acrecentando mi flexibilidad mental, abriendo a su vez nuevos huecos para penetrar en situaciones de ignorancia que renuevan mis deseos de saber.

Sobre los pilares de mi ignorancia y la experiencia del rico sabor de la incertidumbre voy construyendo un estilo propio de entender que cada vez está más relacionado con la realidad del mundo en el que me ha tocado vivir y desarrollarme, un mundo cambiante, un contexto plural, en el que cabe mejorar si se sabe donde atender, cómo hacerlo y se tiene disposición para mirar desde varios ángulos no queriendo agarrar demasiado rápido ni demasiado fuerte aquello que se va descubriendo.»

Paloma Carracedo. Profesora y estudiante de doctorado.

 

«Gracias a la DBM he descubierto una nueva forma de explorar la realidad que me permite entender mucho mejor de qué forma recojo y organizo la información, y sobre todo, de qué forma respondo a lo que me ocurre.

Aún llevando ya muchos años recibiendo formación, y de contar con un buen número de metodologías y teorías que aplico a diario en mi trabajo de consultoría de innovación y desarrollo de personas, siento que la DBM ha añadido toda una nueva perspectiva que me permite reforzar lo que traía y darle aún mayor profundidad.

Sin duda recomiendo este enfoque».

Matti Hemmi – Socio director «Inknowation» Consultor y conferenciante.

 

«Cuando elegí estudiar Psicología tenía pasión por comprender los procesos cognitivos humanos y ayudar a las personas. Una vez que acabé la licenciatura con muchas teorías en mi cabeza, realicé diversos masteres en Recursos Humanos y Psicología Aplicada, para aprender la práctica, a través de ellos obtuve productos y especialización en un enfoque psicológico. Seguía sin sentir seguridad y comprensión para hacer intervenciones psicológicas y ayudar a las personas. Hace unos años tuve la acertada decisión de formarme en PNL remodelada con Tim y fue un antes y un después en mi desarrollo profesional y personal. Con su habilidad y congruencia como formador he aprendido cómo funcionan los procesos cognitivos (percepción, atención, comunicación, recogida de información, liderazgo, recordar, imaginar, pensar, sentir, lazos, gestión, dirigir, motivación, etc) y he desarrollado mis habilidades para investigar con curiosidad, explorar en detalle, modelar al cliente, generar hipótesis, posibilitar el cambio efectivo, entre otras.
Conocer a John me impactó, en el sentido de ver arte y ciencia en acción. Humilde y magistralmente con sus ejercicios y su hacer nos creaba las condiciones para aprender experiencialmente y diferencialmente. Después de haber concluido el Master en Terapia y Consultoría Sistémica, la metodología DBM me ha proporcionado habilidades conductuales para comprenderme más, comprender más a las personas, a las organizaciones, y me siento en condiciones de hacer una ayuda efectiva, con muchas ganas y un enorme placer en seguir aprendiendo y en ir más allá en mi desarrollo actual».

Marta Arrimadas – psicóloga

 

«Fue por enero de 2007. Dos años antes había realizado un curso de PNL. No me quedé satisfecha. Pero tampoco di por zanjado el asunto. Cuál era el asunto, no lo sabía bien. Sentía marejada de cambio en el modo en que me relacionaba con mis proyectos, con las personas y con poco conocimiento al respecto. Mi primer contacto me corroboró que no era una cuestión de objetivos. De formular buenos objetivos y de planificar su consecución. Por razones similares, también me di cuenta que no era cuestión de saber e identificar cómo otros, supuestos modelos, hacían o conseguían algo para copiarlo y aplicarlo a mi propia vida.

Y entonces leí la página de SCT Systemic. Y hablaba de conseguir a partir de la propia experiencia. Aquello me gustó. Tenía la intuición de que si no conseguía saber en qué consistía mi experiencia y cómo la construía, para bien y para mal, la posibilidad de incorporar aprendizajes se reduciría bastante.

Y decidí matricularme en un curso de Coach con Tim Ingarfield. Y ha continuado y continua. Y estoy cursando de nuevo el curso de Terapia y Consultoría Sistémica, una formación especialmente potente que permite consolidar, ampliar y generar nuevas habilidades de comprensión y cambio a partir de los aprendizajes realizados en Practitioner y Master en PNL con Remodelado. Aquello de partir de la propia experiencia empezaba a tomar cuerpo. Explorar y explorar en la propia experiencia y en la de los compañeros. Una triada potentísima: constatas como tu propia experiencia se modifica a medida que la exploras. Al principio te inquieta, luego te fascinan las similitudes y diferencias con tus distintas experiencias y las de tus compañeros. Y tomas conciencia o añades comprensión al significado del ser humano como ser social.

Y así comenzó mi camino en el acopio y la experimentación de distinciones que me permitieron ser más consciente de mi forma de pensar, de sentir y hacer y del modo en que se relacionan. Una consciencia que no siempre ha sido agradable: a veces toca desprenderse de creencias, de convicciones que notas cómo te han arropado a lo largo de la vida pero que a la vez han supuesto una limitación al crecimiento personal. A la posibilidad de conocerte a ti mismo y el mundo que te rodea. Un proceso, que a medida que pasa el tiempo te das cuenta que sólo ha empezado. Y que el conocimiento es sólo la parte más pequeña de los resultados obtenidos con mi forma de pensar y relacionarme con el mundo. Quizás en este punto, es importante, o al menos para mí, notar que ser más consciente no es equivalente a ser racional. Del mismo modo, que la intuición, que en cierto modo fue durante mucho tiempo para mí una especie de hada que creía que me permitía conocer, ha resultado ser en muchas otras una encubridora de inocencia.