John Mc Whirter, creador de la PNL Remodelada y la propia metología DBM, habla del origen de su remodelado del «Metamodelo de Lenguaje».  Muy importante para cualquier persona interesada en la PNL y en el lenguaje en general.

En diciembre y como primicia mundial, John McWhirter presentará en Madrid un taller monográfico de su trabajo único y exclusivo con el lenguaje – Más que Palabras: el Arte y la Ciencia del Lenguaje Efectivo. Para recibir más información pulse el botón.

Remodelar el lenguaje. Introducción

Siervos honestos tengo seis
De ellos aprendo bien
Se llaman Qué, Por qué y Cuándo
Cómo, Dónde y Quién.
Rudyard Kipling del cuento “El Hijo del Elefante”.

Quiero dar las gracias a todas las personas que han respondido a mi último artículo, especialmente a Michael Hall y a David Smallwood por enviarme material relacionado. También agradezco los comentarios de Jo Hogg sobre la diferencia entre técnicas y modelado en la formación. Cambié mi propia manera de formar en PNL hace unos años para crear un enfoque de modelar en la formación. Inicialmente el desafío es mayor pero el premio por el esfuerzo es una mayor eficacia. Gracias otra vez a Martin Roberts por cuestionar constantemente el modelar y la PNL.

En mi primer artículo perfilé brevemente mi intento de encontrar una metodología de modelado a la PNL. Mi esfuerzo por “rellenar el hueco” que posteriormente se convirtió en el DBM® se ha creado a lo largo de un periodo de casi veinte años. En éste y en los siguientes artículos esbozaré mi remodelado de la PNL. Trataré de presentarlo con un sentido de desarrollo. No trabajo de modo lineal. Prefiero tener en marcha una serie de proyectos interrelacionados. Esto facilita la naturaleza holística de mi trabajo y la fertilización cruzada de las diferentes áreas y modelos que se están aplicando.

En este artículo, comentaré algunos de mis avances en modelar el lenguaje. Es el área en la que llevo más tiempo trabajando y probablemente la más gratificante para mí. El lenguaje ha sido la herramienta principal a la hora de crear el DBM®, que es similar al papel central que ha desempeñado en la PNL.

Al comienzo, y durante varios años, me era suficiente usar las preguntas del Meta Modelo (M.M.). Trabajaba en terapia con familias y adolescentes y el M.M. resultaba muy útil. No era lo único que usaba, ni mucho menos. Sin embargo lo utilizaba y, además intentaba enseñarlo y entrenar a mis compañeros y a otros que estaban haciendo trabajo social y asistencia a menores. Fue esta experiencia una de las cosas que estimularon mi trabajo de remodelado del Meta Modelo. Al enseñar el M.M. se hicieron evidentes las inquietudes que tenía al respecto de este modelo. Desde entonces, he seguido y sigo explorando el lenguaje y lo que sigue es fruto de doce años de desarrollo. Resumiré las etapas principales para dar una idea de la secuencia de modelado y también para enfatizar la naturaleza recurrente del proceso de desarrollar estos modelos.

La respuesta a mis inquietudes más serias ha sido el desarrollo continuo de mi modelar del modelar. Esbozaré las fases principales a continuación. Sugiero al lector que también estudie las hojas resumen que acompañan el artículo y le recomendaría completara el ejercicio que he incluido en el artículo para que tenga una experiencia de las posibilidades añadidas de cuestionar con el Modelo Fractal de Lenguaje.

Primera sección: modelar y remodelar

El M.M. originario fue el producto de modelar, de modo que empezaré con unas cuantas puntualizaciones respecto a los modelos y a modelar antes de examinar el M.M. y mis avances.

«Un modelo de la interacción entre estructura y proceso es la base, en gran medida, del argumento de este libro, y resultará fundamental entender la relación entre estas nociones y el problema de conocimiento o descripción.

Un modelo tiene varios usos: primero, proporcionar un lenguaje lo suficientemente esquemático y preciso para que las relaciones internas del sujeto que se está modelando puedan examinarse comparándolas con relaciones internas del modelo. Los idiomas occidentales no se prestan, por lo general, al comentario de las relaciones. Empezamos nombrando las partes y después de eso, el comentario sobre las relaciones entre las partes aparece como un predicado vinculado, normalmente, con una sola de las partes – no con las dos o más partes entre las que la relación existía. Lo que se requiere es un habla precisa en cuanto a la relación y un modelo a veces la facilitará. Ése es el primer propósito de un modelo.
Un segundo propósito de un modelo aparece cuando tenemos un vocabulario de relaciones, pues entonces el modelo generará preguntas. Entonces es posible mirar al sujeto que se está modelando teniendo en cuenta estas preguntas específicas – y, quizás hasta incluso encontrarles respuesta.”
G. Bateson, El temor de los ángeles, p. 37.

En el DBM®, “e-valuamos” constantemente nuestros modelos para poderlos desarrollar más allá. Nuestras “e-valuaciones” principales son, primero si el modelo es “efectivo”; si lo es, entonces hay que ver si es “eficiente”; si lo es, hay que descubrir si es “elegante”. El cuadro sinóptico abajo explica algunos de los temas relevantes. A continuación se proporciona el ciclo de vida de un modelo.

DBM®. E-valuar los modelos

E-valuación y descripción Impacto Actuacional Efecto Actuacional Afecto Actuacional
Efectivo: ¿Hace lo que ha sido diseñado para hacer? Ineficaz
Desatinado
Insuficiente
Inútil Discapacitado
Eficiente: ¿Puede ser aplicado eficazmente? Ineficiente
Inconsistencia
Inexacto
Incompetente Despistado
Elegante: ¿Es sencillo y bello? Inelegante
Inatento
Incoherente
Inepto Desgraciado

Ciclo de vida de modelar

Etapa Evaluación Respuesta
Infancia Incompleto Actualizar
Funcional Completo Re-modelar
Anticuado Obsoleto Crear modelo nuevo

Segunda sección: el meta modelo

Di con el M.M. en 1979 en La estructura de la magia I. Ya estaba familiarizado con el modelo de Gramática Transformacional de Chomsky, origen del M.M. Cualquier persona que haya leído este libro será consciente de que las estructuras no se resumen de forma clara, así que tuve la suerte de tener que hacer mi propio resumen.

Digo suerte porque si se me hubiese dado un resumen no hubiera necesitado entender las diferencias entre las estructuras con la profundidad suficiente como para poderlas clasificar. Para mí la estructura de “fuente perdida” (lost performative) resultaba difícil de colocar. Si fuese, como se afirma, que se ha omitido, o suprimido, la fuente (performative no significa “fuente” sino más bien “lo que o el que actúa”), como en el caso “es importante estudiar”, pregunta “¿según quién?”, entonces debe ser una omisión o supresión. Sin embargo se incluyó entre las distorsiones porque parecía que “ocurrían” más cosas en esta estructura que en una simple omisión. Mediante el M.M., Richard Bandler y John Grinder pretendían ofrecer un modelo para la terapia. Al “formar” su modelo se usaba cierta información respecto a la gramática transformacional y la terapia para “conformar” cierta estructura.

«Puesto que una de las maneras fundamentales mediante las que los terapeutas pueden llegar a conocer y comprender a sus clientes es el lenguaje, y dado que el lenguaje es una de las formas principales en las que todos los seres humanos modelan su experiencia, hemos enfocado nuestro trabajo en el lenguaje de la terapia. Afortunadamente, un se ha desarrollado un modelo explícito al margen del contexto y de la psicología por los gramáticos transformacionales. Adaptado para su uso en terapia, nos ofrece un Metamodelo explícito para el enriquecimiento y expansión de nuestras habilidades terapéuticas y nos brinda un conjunto valioso de herramientas para aumentar nuestra eficacia y, por tanto, la cualidad mágica de nuestro propio trabajo terapéutico.»
Bandler y Grinder, La estructura de la magia, vol. 1, pp. 18-19.

El M.M. se publicó por primera vez en 1975 en la Estructura de la Magia, volumen 1. Estoy dando por hecho que el lector está familiarizado con el modelo básico. Las distinciones principales son:

Omisión [en algunas traducciones “supresión” la palabra en inglés «delete» quiere decir “borrar” lo cual presupone existencia y luego extirpación] Omisión simple y comparaciones
Falta de índice referencial
Verbos no especificados
Nominalizaciones

Generalización
Cuantificadores universales
Operadores Modales

Distorsión
Causa efecto (x causa y)
Lectura de mente
Fuente (“actuante”) perdida
Equivalencia compleja

Algunos beneficios del Meta Modelo

1. Detalla preguntas explícitas basadas en la estructura del lenguaje – siempre hay una respuesta.
2. Funciona con el modelo del cliente en vez de hacerlo con el contenido.
3. Llama la atención sobre los beneficios de los modelos explícitos.
4. Puede estimular un interés en el modelar.

Tercera sección: cuestionar el Meta Modelo

A. El Mapa

¿Cómo se formó el M.M.?

El “formato” elegido para el M.M. incluía tres “principios universales del modelado”: omisión, generalización y distorsión. No pude encontrar otra fuente de estos más que Bandler y Grinder. Al leer más detenidamente, parecía que eran términos suyos. La Gramática Transformacional emplea solo omisión como término central.

«Omisión, generalización y distorsión son tres tipos de etiqueta diferentes. Dicho de otra manera, la estructura interna del M.M. no estaba bien modelada en términos de “tipos”. Una omisión tiene que ver con lo que se quita, una generalización es un cambio en lo que hay y la distorsión es un cambio o desviación partiendo de lo que hay. Son categorías no relacionadas entre sí.

Otra vez queremos indicar que nuestras categorías no imponen ninguna necesidad en la estructura de la realidad, hemos encontrado útiles estas categorías para organizar nuestros propios pensamientos y acciones, tanto a la hora de presentar este material como para la terapia. Sospechamos que la mayoría de nuestros lectores, si piensan en las acepciones usuales de los términos, llegarán a ver la generalización y la omisión como casos especiales de distorsión.»

Bandler y Grinder, La estructura de la magia, vol. 1, p. 20 y nota a pie p. 8.

Un modelo debe ser integrado si ha de ser más que una lista o clasificación (véase mi artículo anterior sobre los niveles de modelar). Una lista o una clasificación pueden ser útiles, pero Bandler y Grinder afirmaban que el M.M. no sólo es un “modelo” sino también “meta” – un modelo del modelo conocido como lenguaje. Esto sí que es una reivindicación grandiosa. De modo que “¿cómo, específicamente, es un meta modelo?”

«Afortunadamente, un modelo explícito de la estr