Cursos de Coaching Efectivo con DBM abiertos ahora

Ver artículos sobre coaching  

Aprendizaje experiencial, supervisión y prácticas basados en un modelo completo del proceso de coaching. Para marcar una diferencia de verdad.

Un coach con las aproximaciones tradicionales puede hacer mucho – ¡un coach con base de modelado puede hacer mucho más!

El coaching hoy

El coaching ya se ha establecido como término en el vocabulario actual de muchos paises del mundo. Como actividad también hay una gran cantidad de profesionales utilizando “coaching” como base de su práctica profesional o como una añadidura a su acervo técnico. Hay organismos – principalmente asociaciones – que aspiran a ser rectores y guardianes del buen hacer en el coaching y en recientes años ha habido muchos libros, estudios, tesis y tesinas publicados con “coaching” en el título.

Sin embargo hay un énfasis en una u otra manera de hacer al cliente a costa de “investigar y (especialemente) entender al cliente” que acaba siendo contra producente. Coaching con Modelado DBM no prescribe una manera de proceder con nuestros clientes sino que te ayuda a desarollar las habilidades para poder responder apropiadamente ante un abanico más amplio de clientes y situaciones.

Coaching y “tipos” de coaching

Lo que no hay es mucho consenso en cuanto a lo que es coaching y menos todavía si hablamos de diferentes “tipos” de coaching. En la mayoría de las grandes asociaciones de coaching (EMCC, ICF, AC etc.) se incluyen diferentes aproximaciones al coaching (o “modelos” de coaching que con frecuencia se les llama). No es, entonces, infrecuente oir hablar de Coaching Ejecutivo, Coaching Organizacional, Life Coaching, Coaching Espiritual, Coaching de Deportes, Coaching Psychology, Coaching Ontológico, Coaching Sistémico. Incluso hay quien intenta dar patria a diferentes maneras de hacer coaching hablando de un aproximación anglo-sajona, otra latinoamericana y aún otra europea. Da la sensación de que se trata de muchas entidades y prácticas diferentes.

Descripciones incompletas

Sin embargo, si miramos un poco más de cerca,descubriremos que se trata, en todos los casos, de descripciones (¡que no definiciones!) todas ellas con algo de “verdad” y ninguna de ellas completa. Es decir son, todas ellas, descripciones parciales o ejemplos de diferentes aspectos del proceso de coaching. ¿Qué quiere decir en este caso “parciales”? Sencillamente, que el proceso de coaching NO se puede delimitar – por ejemplo – en función del grupo de clientes al que se dirige (como pretenden los que separan el “coaching ejecutivo” del “life coaching” por ejemplo). Es cierto que muchas personas que practican lo que llaman “life coaching” carecerían de credibilidad en ciertos entornos empresariales de la misma manera que podría ocurrir al revés. Pero esto no es, o no debe ser, una cuestión del proceso sino de los contenidos que se incluyen. Por otra parte, si no debemos delimitar nuestra idea de lo que es coaching por el grupos de clientes al que se dirigen nuestros esfuerzos, tampoco es apropiado pretender reducirla a la aplicación de ciertos procedimientos (como pretenden los proponentes del “coaching ontológico” o del llamado “coaching sistémico” etc.)

Una “aglomeración de cachos” o un todo integrado

El caso es que coaching es un proceso de intervención y todas las diferentes técnicas y “herramientas” existen, en cierto sentido, para facilitar la vida para las personas (los aspirantes a coaches o coaches en activo) que no disponen de una forma directa de aprender dicho proceso. Es decir que las “herramientas” y “técnicas” acaban sustituyendo por una comprensión en profunidad del propio proceso. Lo que es interesante apropósito de esto,  es que quien entiende como funciona el proceso – y puede hacerlo funcionar – no tiene necesidad de las herramientas y procedimientos porque será capaz de crear los suyos propios (y más precisos que los “pre-envasados”) según el caso. Por otra parte, quien solo dispone de herramientas y técnicas siempre tendrá el riesgo de encontrarse con situaciones para las que no han sido diseñadas. En resumidas cuentas, si no hay posibilidad de aprender un proceso, un procedimiento puede hacer las veces de ello en algunos casos. Pero lo que es más fácil y mucho más efectivo es aprender de entrada el proceso. Lo triste es que en la gran mayoría de los lugares donde se enseña, el coaching ha acabado siendo algo que se enseña por partes – un listado más o menos largo de procedimientos o y técnicas – en vez de un proceso en profundidad. Dicho de otra manera “una aglomeración de cachos” en vez de un todo integrado.

Aquí es donde tropezamos con un problema metodológico. Salvando el modelo DBM® de coaching (parte del modelo completo DBM  de procesos de intervención) no sabemos de la existencia de ningun otro modelo DE PROCESO del coaching. Hay “modelos” de coaching por doquier. Pero son todos ellos pasos protocolizados para unos resultados determinados. Utiles, eso si, pero muy limitados.

La aproximación “escopeta” o “trabuco”

Ante esta dificultad una respuesta muy común de muchos centros de formación bien intencionados pero carentes de modelo de proceso de coaching,  es la clásica “aproximación trabuco” : muchos cursos de formación en coaching ahora se cargan de la mayor cantidad posible  de diferentes  herramientas y técnicas con la pretensión de cubrir todos los huecos. El problema es que este tipo de aprendizaje ni aporta ni sustituye la autonomía y seguridad real que se desarrolla aprendiendo en profundidad qué es el proceso de coaching cómo funciona y por qué para después aplicarlo en beneficio de cualquier cliente o grupo de clientes.

Claro está que la aproximación de la caja de herramientas llena de “técnicas sencillas y potentes” siempre llamará la atención a los que buscan atajos y arreglos rápidos pero no es una base sólida para una práctica profesional y evolutiva.

Toda la formación en Coaching de SCT Systemic, en cambio, se basa en el modelo de proceso de coaching de DBM ® y hace uso de una amplia gama de modelos DBM para entender en detalle y con precisión la particularidad de cada cliente. Esto es algo exclusivo de la aplicación de DBM al coaching.

El resultado es un desarrollo en profundidad y de largo recorrido.

 

Para ver los cursos de Coaching Efectivo con Modelado DBM abiertos en este momento y poder descargar los programas pulse aquí:

Cursos de Coaching Efectivo con DBM abiertos ahora