John McWhirter nos habla de otra aplicación de DBM® a la calidad de vida humana.

Convivir de Forma Efectiva

Como personas nos “encontramos” en una determinada familia, comunidad, cultura y país. Mediante esta experiencia aprendemos como funciona el mundo y como “hacerlo funcionar”. Esto incluye aprender como convivir con otros y con nosotros mismos. Lamentablemente, muchas personas no encuentran maneras efectivas de convivir con la situación en la que se encuentran. Incluso aquellas personas que sí descubren maneras efectivas de hacerlo pueden encontrar dificultades más adelante porque nuestro mundo cambiante presenta nuevos desafíos que exigen constantemente el aprendizaje de nuevas formas de convivir con eficacia. Hemos de seguir aprendiendo y adaptándonos a estos cambios y esto puede hacer que nuestra convivencia se vea perjudicada.

En definitiva la convivencia – convivir los unos con los otros – es más compleja y variada de lo que se suele apreciar.

Cambiar cómo convivimos

Hace ya mucho que desaparecieron los tiempos en que los humanos vivían en sencillos grupos familiares y luego en pequeñas comunidades mono culturales que cambiaban poco. Ahora son muchos más los que viven en las ciudades que en el campo. Las antiguas formas de convivencia rural ahora son una experiencia minoritaria. La experiencia nueva no es de estabilidad inmutable sino de cambio creciente y diversidad multi- cultural. Esta asombrosa oportunidad de enriquecer nuestra experiencia puede suponer también una gran amenaza y conducir a muchas respuestas negativas que incluyen el miedo y el resentimiento. Las amenazas y desafíos a la convivencia efectiva van en aumento.

El “todo” en el que vivimos ejerce un potente influencia sobre nosotros sea esto una familia, una comunidad o empresa. A menudo nos sentimos impotentes y pensamos que no podemos mejorar las cosas que no hay nada que podamos hacer que marque un diferencia. Esto es el caso especialmente a gran escala en nuestras comunidades y países. Cuanto mejor entendemos el amplio abanico de dinámicas conocimientos y habilidades que contribuyen al fracaso o al éxito en la convivencia en todos los niveles, en mejor situación estamos parar ayudarnos a nosotros mismos y a otros a convivir de forma eficaz. Cuanto más apreciemos la aportación de cada parte al todo tanto más empoderados estaremos para aportar a nuestra convivencia como persona entera, familia entera, comunidad entera, país entero y planeta entero.

En años recientes ha habido cambios en las maneras en las que conviven las personas. En muchos países occidentales hay una creciente cantidad de personas que viven solas. En algunos países, jóvenes que no pueden encontrar trabajo viven en casa de sus padres en vez de vivir independientemente. Muchas personas se relacionan con otras a través del internet en grupos “virtuales”. Muchas pasan horas viviendo en juegos de fantasía. Pero con toda la diversidad, las necesidades y asuntos subyacentes son similares aunque cada una de las estructuras de convivencia ofrece desafíos y beneficios diferentes.

Muchas personas y grupos consiguen convivir muy bien. Tristemente, otros muchos no lo consiguen. Y con nuestras interacciones cada vez más frecuentes con grupos y sociedades de procedencia lejana se ofrecen más oportunidades para conectar con pueblos y culturas diferentes. La necesidad de gestionar cómo convivimos se está reconociendo como un asunto social principal para todos. Comprender más profundamente, aumentar nuestras habilidades de conocimiento y comunicación puede ayudarnos a resolver disputas y situaciones violentas actuales, evitar reincidencias y ayudarnos a desarrollarnos más positivamente a partir de la experiencia de convivir.

¿Qué conseguimos/ necesitamos de la convivencia?

Convivir brinda una oportunidad para elevar y mejorar nuestras vidas, desarrollarnos más allá de lo que podríamos crear como personas individuales. Lo triste es que a menudo resulta pobre la experiencia, desde “hacer lo mejor que se puede de una mala situación” hasta experiencias mermantes o directamente destructivas.

Desde los grupos familiares tempranos y grupos extendidos de cazadores – recolectores pasando por tribus y comunidades agrícolas hasta los pueblos y ciudades, las diferentes formas de convivencia siempre han ofrecido muchos beneficios frente a la alternativa no convivir. Primero, y más obvio es la supervivencia a largo plazo de nuestra especie. En segundo lugar y más inmediato, hay numerosos beneficios para nuestros diferentes niveles de necesidades, deseos y gustos en las tres áreas de : 1: Efecto en el vivir, que incluye conseguir la comida, ropa, cobijo etc. que necesitamos, 2. Afecto en el vivir, que incluye conseguir el amor, relaciones pertenencia y cariño que necesitamos, y 3. Significado en el vivir, que incluye conseguir acceso a ideas desarrolladas en cuanto al significado de la vida, la política y la religión.

Los beneficios y desarrollos de adquirir mejores habilidades en este área incluyen la tolerancia, la apreciación de la diversidad, el aprendizaje, y nuevas ideas y visiones del mundo.

Desafíos y Limitaciones en la Convivencia

Aparecen muchos desafíos y retos cuando dos o más personas intentan convivir. Es relativamente fácil manejarte con cosas familiares: con la similitud. Es mucho más desafío aprender a manejarnos con las diferencia. A más diferencias, mayor desafío.

Con frecuencia creamos un sentido de “nosotros” y “ellos”. Esto lo hacemos no solo con las culturas ajenas sino también con diferentes subculturas, generaciones , departamentos, vecinos y dentro de las familias.

Esto a menudo conduce a respuestas negativas ante “los otros” que incluyen miedo, desconfianza, intolerancia, antagonismo, violencia, genocidio, egoísmo, privación, soledad, separación, explotación, abuso, indemnización.

Estas respuestas destructivas son la fuente de gran parte de la miseria en el mundo.

En esta formación se presentarán las dinámicas y patrones principales que conducen al miedo, al antagonismo y a la destrucción, además de los que conducen a la cooperación efectiva, la felicidad y una vida más realizada. Eso incluye la gestión de los recursos al igual que las relaciones.

También presentaremos más y más útiles maneras de relacionarnos, cambiando de “nosotros y ellos” a “nosotros y un nosotros diferente” como base para una forma más efectiva de convivir.

Cómo seguir la “Regla de Oro”

Resulta interesante constatar que muchas de las ideas en cuanto a cómo relacionarnos unos con otros han sido similares en las diferentes religiones. Conocido con frecuencia como la “Regla de Oro” son diferentes expresiones verbales de una idea en común que se generaliza como “ Compórtate con los demás cómo lo harías contigo mismo” o “haz a los demás cómo quiere que ellos hagan a ti”. Aunque esta es, por lo general, una sugerencia muy buena, carece por completo de guía en cuanto a CÓMO hacer esto. También es muy difícil de implementar cuando se está experimentando miedo o desconfianza hacia los demás.

Developmental Behavioural Modelling DBM®

Se ha utilizado el Developmental Behavioural Modelling DBM® para crear una comprensión más profunda de las estructuras y dinámicas variadas de la convivencia y resulta idóneo para desarrollar maneras más efectivas de convivencia.

Desarrollar la Convivencia con DBM®

Esta formación brindará una serie de insignias profundos en cuanto a cómo podemos convivir de forma efectiva en todos los niveles de la sociedad, cómo gestionar las relaciones, las necesidades, recursos, y significado para ayudar a crear una dinámica de convivencia para todos los involucrados. Los participantes explorarán de modo experiencial, desarrollando nuevas distinciones, comprensiones, comprensiones y habilidades para organizarlos en modelos efectivos para aplicar el nuevo aprendizaje para convivir de forma más eficaz y ayudar a otros a hacer lo mismo.

Será una formación muy útil para el desarrollo personal y para lo profesionales que trabajen en cualquier situación en la que las personas viven o trabajan juntas.

En la formación se explorará como crear una “configuración” más útil para convivir, cómo trabajar con los desafíos y desavenencias y como “sacar más” de la convivencia. A menudo comenzamos “temiendo” a los desconocidos en vez de con una mente neutral y abierta (y corazón abierto). Comprender las maneras más comunes en las que las personas crean el miedo nos permite encontrar maneras de responder diferentemente. Exploraremos entonces, maneras diferentes y más efectivas de comenzar.

También exploraremos diferentes maneras en las que se crean dificultades en la convivencia. Luego exploraremos cómo podemos crear maneras alternativas y más efectivas de convivir. Esto incluirá cómo caer condiciones óptimas, comprensión, actitudes, habilidades y comportamientos para convivir con eficacia.

Niveles de Convivencia y Diferentes Funciones

Resulta útil identificar diferentes niveles de convivencia ya que cada uno opera de forma diferente. Los niveles de convivencia abarcan desde cómo vivimos como personas individuales con la necesidad de encajar diferentes roles cada vez más complejos, convivir con la familia, con los amigos, la comunidad, el país y con un planeta parece menguar a medida que se aumenta la comunicación la migración y la ínter-relación.

Hay desafíos y patrones con una similitud interesante a cada uno de estos niveles además de diferencias significativas que hacen que las maneras efectivas de manejarse a un nivel no será tan efectivas a otro diferente. Necesitamos un abanico y variado de comprensión y habilidad para convivir con eficacia a todos los niveles.

Estos patrones operan en todos los niveles de la sociedad desde los estados nacionales pasando por las regiones, ciudades, comunidades, localidades, familias y también cómo operan dentro de una persona individual.

Otras estructuras incluyen: Estructuras de Poder incluyendo las jerarquías, heterarquías y “multi- arquías”, Estructuras de Afiliación, Estructuras de Trabajo, Estructuras de Significado.

Relacionarse

La dinámica más obvia en la convivencia es el RELACIONARSE. La convivencia ofrece un acceso directo a otros y la riqueza de experiencia que eso permite. Relacionarse crea la experiencia de pertenencia, amor, lo especial, respeto y reconocimiento.
Es triste constatar que el relacionarse puede conducir también a experiencias más negativas como el odio, la envidia, los celos y el resentimiento.
El relacionarse también se ve limitado por las opciones disponibles. Hay una creciente cantidad de personas que encuentran dificultad para conocer a otros. Esto se hace más obvio en las relaciones de pareja y uno de los resultados es un aumento en la cantidad de personas en la sociedad occidental que seleccionan vivir en solitario.
Relacionarse no es la única dinámica principal. Hay otras que puede ser incluso más importantes en diferentes niveles de convivencia. Estos incluyen: NECESIDADES, RECURSOS y SIGNIFICADO.

Necesidades

Además de nuestras necesidades básicas de comida, agua, ropa y cobijo, tenemos muchas otras necesidades además de quereres y gustos. Todos ellos pueden ser cubiertos o frustrados a través de la convivencia.

Recursos

Un aspecto muy importante de la convivencia es la gestión de los recursos. Aunque esto se hace más evidente a gran escala es también un dinámica importante a las escalas más pequeñas de la familia y la persona individual: el sentido de injusticia si un niño recibe un regalo más grande que otros en la familia o gastar demasiado en lujos sin dejar suficiente para lo básico.
La buena gestión de los recursos puede crear un sentido de compañerismo, cariño bienestar aumentado y felicidad.
Una mala gestión de los recursos puede colocar una tensión excesiva sobre la convivencia y es una fuente muy común de resentimiento, frustración y competitividad agresiva.
Cuando los recursos están restringidos hay desafíos más grandes y más graves para la convivencia eficaz.

Significado

El significado es de una importancia central en la vida. Como animales sociales , conseguimos mucho de nuestro significado mediante la influencia de los otros con los que convivimos. Las familias y las sociedades ofrecen significados pre- fijados que podemos conformar con ofrecer un sentido de realidad compartida que profundiza nuestro sentido de realidad y seguridad.
Una limitación evidente a esto es cuando el significado compartido no encaja de forma certera cono el mundo o nos limita de alguna manera. En este caso, la conformidad resulta limitativa y estresante. La no – conformidad también puede crear stress y rechazo por los demás.

La creatividad, el medio para llegar al signifcado nuevo puede realzar el grupo entero o, en el otro extremo, puede ser rechazado por otros.

En un mundo multi-cultural y cada vez más cambiante, cómo gestionar y desarrollar el significado se está volviendo cada vez más importante para la convivencia efectiva.